Estás aquí

¿Por qué estoy perdiendo a mi mejor talento?

 
La retención de colaboradores es importante para cualquier empresa, pero algunas continuamente parecen no entenderlo. Incluso marcas importantes y familiares, que no tienen problema en atraer talento, fracasan en implementar una estrategia exitosa de gestión de talentos. A continuación, te indicamos seis motivos por los cuales las grandes empresas podrían fracasar en retener a sus mejores colaboradores:

 1. No escuchar a la persona

 
En empresas grandes, puede ser fácil tratar a los colaboradores como una unidad y no como personas. El personal de Recursos Humanos puede ser reducido y algunos colaboradores tendrán poca interacción con este o hasta con su propio jefe directo. Las actividades empresariales diarias pueden avanzar bajo el pretexto de que todos los colaboradores están sumamente felices cuando en realidad se sienten frustrados. Es muy importante para la satisfacción de los colaboradores darles una retroalimentación personalizada y escuchar cada una de sus sugerencias y preocupaciones, así como hacer algo al respecto.

 2. Burocracia

 
La burocracia de las grandes empresas puede ser un motivo común para que los colaboradores quieran irse. Gran parte de los colaboradores a nivel directivo entenderán el razonamiento detrás de la supuesta “burocracia”, pero pueden sentirse descontentos si no han participado en decisiones, procesos o normas en particular. Es fundamental conseguir la “participación” de tu mejor talento antes de estipular protocolos importantes.

 3. Falta de desarrollo profesional y compromiso

 
Las grandes empresas pueden asumir por error que un gran sueldo y un programa de beneficios es suficiente para comprometer a su mejor talento. Desde luego, la recompensa monetaria es importante, pero no es el único anhelo. La mayoría de los colaboradores anhelan tener una oportunidad real para avanzar en su carrera profesional, así como un continuo desarrollo en su cargo. Si no tienen una trayectoria profesional clara en la empresa, pronto habrá falta de compromiso.

 4. Incapacidad de detectar un conflicto

 
El conflicto a veces puede pasar desapercibido y no resolverse en grandes empresas simplemente porque nadie lo nota. Este podría ser un conflicto entre colegas, o una mala e improductiva relación entre un jefe directo y un miembro del equipo. Un conflicto o entorno desagradable pronto comienza a afectar el ánimo y la motivación. Hacer una “revisión” regular de todo tu personal es una buena forma de no perder de vista ningún problema o tratarlo de inmediato. Facilitar encuestas anónimas de retroalimentación y satisfacción a todo el personal podría servir para evaluar el entorno.

 5. Incapacidad de comunicar la visión

 
Parece algo lógico, pero se omite con mucha facilidad. Los colaboradores desean sentirse atraídos e interesados por la empresa en la cual trabajan y necesitan tener una visión clara en el horizonte. Si una empresa no puede promover la marca internamente ni comunicar bien sus metas en conjunto, pronto los colaboradores pueden perder el rumbo y su motivación. Si hay una falta de visión, es posible que los colaboradores busquen motivarse en otro lugar.

 6. Liderazgo ineficaz

 
En todos los niveles debe existir un sólido liderazgo. Si la administración no es sólida ni coherente, están dando un buen motivo para que un colaborador renuncie. Como se describió previamente, fomentar una retroalimentación abierta y honesta es una buena forma de destacar focos de insatisfacción dentro la empresa en conjunto, lo cual puede indicar una administración ineficaz en ciertas áreas. Las empresas deben garantizar a sus colaboradores buenas capacidades de liderazgo, inclusión y comunicación, lo cual puede implicar capacitarlos más y de forma continua.