Estás aquí

Elabora una propuesta de valor atractiva para tus colaboradores

 
La propuesta de valor para los colaboradores (EVP, por sus siglas en inglés) es el conjunto único de beneficios que recibirán a cambio de las habilidades, capacidades y experiencia que aportan a tu empresa y define la esencia de la misma; qué la hace única y qué representa. Incluye las razones principales por las que las personas se sienten orgullosas y motivadas de trabajar ahí, tales como la visión inspiradora o la cultura que la caracteriza. Cuando se incorpora en todos los aspectos de un negocio, una sólida propuesta de valor ayudará a retener a los colaboradores más competentes y a atraer al mejor talento externo.
 
A continuación te damos algunos consejos para crear una propuesta de valor atractiva:

Debes comprender las percepciones de tu personal

Para crear una propuesta de valor sólida y realista, primero debes conocer la percepción que el personal actual y los posibles colaboradores tienen sobre tu empresa, marca y cultura. Por ejemplo:

  • ¿Qué atrae a los posibles colaboradores a la empresa?
  • ¿Por qué los colaboradores actuales consideran que la empresa es única?
  • ¿Qué es lo que más valoran de trabajar ahí?
  • ¿Por qué se quedan?
  • ¿Por qué se retiran?
Esta información se puede recopilar mediante encuestas a los empleados, grupos focales y entrevistas de salida, así como a través de la opinión de antiguos colaboradores y de candidatos.

Determina puntos clave fuertes

Crea un equipo multidisciplinario para que analice los resultados de la investigación y determine los aspectos que más valoran las personas de tu empresa. Utiliza esta información para redactar una propuesta de valor para los colaboradores, asegurándote de considerar las siguientes preguntas:
  • ¿Se alinea con tus objetivos estratégicos?
  • ¿Diferencia claramente a tu empresa?
  • ¿Muestra la realidad de lo que es trabajar en tu empresa?
  • ¿Es inspiradora?
  • ¿Es sencilla pero lo suficientemente amplia para ser atractiva para diferentes grupos?
Prueba tu propuesta de valor con colaboradores actuales y un grupo de muestra de un mercado externo para ver si expresa de manera adecuada por qué alguien querría trabajar en tu empresa.
 

Comunica el mensaje

Una vez que has definido tu propuesta de valor para los colaboradores, encuentra maneras creativas y relevantes de comunicarla a las personas que intentas atraer. Empieza por divulgarla a través de todos los canales de recursos humanos, tales como los sitios web de la empresa, la publicidad y el proceso de entrevistas, a fin de que los candidatos potenciales puedan determinar si encajarían bien. Comunicar constantemente una propuesta de valor atractiva a través de branding, relaciones públicas o mercadotecnia ayudará también a que el mercado laboral pasivo tenga una percepción positiva sobre el valor de trabajar para tu empresa.
 

 Asegúrate de que todo esté alineado

Los colaboradores con los que cuentas actualmente son tu fuente más poderosa de publicidad y juegan un papel fundamental para ayudar a atraer talento que encaje en la cultura de la empresa. Para cultivar embajadores de la marca, tus colaboradores deben ver coherencia en la imagen que vendes externamente y en la realidad laboral cotidiana de tu empresa. Integra la propuesta de valor para los colaboradores en los planes de inducción, así como en programas de incentivos y reconocimientos, comunicaciones internas, políticas y planes comerciales, de manera que se refleje en la forma en que tu empresa maneja sus operaciones diariamente. Revisa tu propuesta de valor anualmente para asegurarte de que siga reflejando la cambiante experiencia de los colaboradores.