Estás aquí

Resuelve los conflictos laborales

 
¿Siempre tienes la razón? ¿Estás seguro? Una de las principales razones de los conflictos en el trabajo es que ninguna de las partes está dispuesta a admitir su derrota en un tema.
 
Los conflictos son comunes en muchas empresas, especialmente en las que tienen un entorno competitivo como ventas, pero quedan sin resolverse cuando ambas partes interesadas consideran que tienen que “ganar” algo. Aún así, los conflictos no son siempre negativos; pueden inspirar creación e innovación en el proceso de aprendizaje cuando se tratan con eficacia.

Manejo de conflictos

 
La forma en que manejas los conflictos es muy importante; si no lo haces bien, todo puede complicarse muy rápido. Evitar hacer frente a un conflicto nunca es buena idea, ya que genera resentimiento y permite que el conflicto llegue al límite, momento en el cual quizá sea demasiado tarde para solucionarlo.
 
Una de las partes más difíciles al resolver un conflicto es dar el primer paso. Deberás organizar una reunión con la otra persona; si apareces en su escritorio sin previo aviso, puede percibirlo como un ataque.

Considera los siguientes puntos cuando decides cómo lidiar con el problema:

Siempre debes tratar de resolver el conflicto más temprano que tarde y no sólo por tu propio bien; todo tu equipo podría sufrir si hay tensión innecesaria en la oficina.

Antes de hablar con la otra persona, haz una lista de los puntos que deseas debatir. Si no te preparas para una conversación, puedes terminar sacando todo en su contra y empeorar la situación. Ten una conversación, no un enfrentamiento.

Dile a la otra persona por qué es importante para ti resolver el conflicto. Señala que perder el tiempo en conflictos entre ustedes podría ser perjudicial para la productividad y el ambiente laboral.

No sientas la tentación de pensar que demostraste que la otra persona está equivocada; enfrentarte no te llevará a ningún lado; que tu objetivo sea el compromiso.

Nunca asumas que alguien ha hecho o dicho algo por rencor; podría tener una razón perfectamente válida para sus acciones, y por eso es importante aclarar la situación.

Fija un objetivo en común, como prometer que siempre escucharás a la otra persona incluso si no estás de acuerdo con lo que dice.

 

 Adopta la postura moral correcta

 
Ten en cuenta que quieres llegar a una solución para evitar que ocurra lo mismo a futuro, y que puedes ser enérgico sin ser agresivo. En algunos casos, cuando el conflicto está fuera de control y afecta tu labor, podrías considerar hablar con alguien del departamento de Recursos Humanos. Ellos pueden tener sus propios métodos y consejos específicos para resolver un conflicto laboral en tu empresa.
 
Si tienes conflictos laborales y no has podido resolverlos de manera eficaz, quizá sea momento de buscar otro empleo. Envía tu CV a Michael Page ahora.