Estás aquí

Crear y mantener una buena cultura organizacional

Las empresas con elevados índices de retención de colaboradores y altos niveles de satisfacción laboral tienen algo en común: comprenden la importancia de una cultura arraigada en el lugar de trabajo. También saben que deben invertir en sus colaboradores si desean que el desempeño de estos sea óptimo.

De hecho, una cultura deficiente en el lugar de trabajo podría terminar por costar dinero al empleador, ya que derivaría en absentismo, estrés para los colaboradores, problemas de salud y una elevada rotación de personal.  Así que, esforzarse por lograr una buena cultura no es sólo benéfico para las personas que contratas sino también para la productividad de tu empresa.

Es fácil hablar de esto, pero a menudo no es tan fácil conseguirlo. Y bien, ¿cómo sería una buena cultura en la empresa?

Receptiva a las necesidades de los colaboradores

Aparte de los programas de salario y pensión, los colaboradores se sienten cada vez más atraídos por los “beneficios en su estilo de vida” que responden a sus circunstancias personales y los ayudan a tener un balance vida/trabajo más sano. Estos pueden incluir: horarios de trabajo flexibles, trabajar desde casa y días de estudio.

Desarrollo continuo

¿Existe una cultura para desarrollar y hacer crecer el talento de manera interna en tu empresa? Para los colaboradores es importante sentir que su empresa invierte en su futuro y apoya su crecimiento personal y profesional. Esto puede ser a través de programas de formación (mentoring) o días de capacitación.

Calendario social

Un buen equilibrio de integración social junto con actividad comercial es bueno para levantar la moral. Un calendario razonable de eventos sociales fuera de la oficina puede ayudar a promover los vínculos entre los miembros del equipo así como a crear un ambiente agradable.

Retroalimentación abierta y sincera

Los empleadores deben crear una cultura abierta que permita a los colaboradores de todos los niveles compartir sus ideas, sugerencias e inquietudes. Si cuentan con estrategias de retroalimentación estructuradas, los empleadores pueden monitorear los niveles de satisfacción de sus colaboradores y ayudar a resolver problemas conforme se presentan.

Un poco de incentivos adicionales

Junto con los beneficios más tradicionales, los colaboradores generalmente responden bien a otros pequeños incentivos más personalizados, tales como desayunos gratis, cortar actividades más temprano los viernes o una alianza con una obra benéfica elegida por ellos mismos.

Enfoque innovador

Esto aplica a las maneras innovadoras en las que la empresa conduce su actividad comercial, pero también a la manera en la que se compromete con su personal. ¿Se esfuerza tu empresa por ser un líder intelectual en su sector? ¿Tienen los colaboradores la oportunidad de asistir a eventos de la industria para seguir el ritmo de las últimas tendencias y avances en su campo? ¿Se sienten capaces de incorporar nuevas ideas y tecnología en su trabajo?

Líderes comprometidos

Una gran oficina requiere de la colaboración de todos los miembros del equipo, pero particularmente de aquellos a nivel gerencial. Una directiva clara, comprometida e incluyente será un componente fundamental para mantener una gran cultura en la empresa. Asegúrate de que los líderes de tu empresa comprendan la cultura y puedan comunicarla y respaldarla de manera eficaz.